¿Ahorro y gasto pueden vivir en la misma casa?