Estrategias de optimización tributaria: 4 herramientas para hacerlo

Por: Juan Pablo Martinez, DIRECTOR LEGAL Y TRIBUTARIO de Skandia Wealth Management

2020

La planeación tributaria es uno de los procesos más importantes dentro de todo el esquema de Gestión Patrimonial. Entender cuáles son los beneficios que permite la ley es clave para poder realizar todo el proceso que implica manejar el capital. Y en Skandia tenemos una amplía línea de productos que, ajustándose a los preceptos establecidos en el Estatuto Tributario, permiten optimizar la carga impositiva de las personas naturales.

Esto se vuelve más relevante, teniendo en cuenta que, durante la presentación del ‘Marco Fiscal de Mediano Plazo 2020’ realizada el pasado 26 de junio por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, se estableció que a pesar del buen desempeño de la economía colombiana en el año 2019,  el impacto de la pandemia mundial causada por el COVID 19 y el menor precio del barril de crudo, condujeron a un aumento en el gasto público y una caída en los ingresos fiscales.

Dentro de los aspectos a recalcar en la mencionada presentación encontramos que: Juan Pablo Zárate (Viceministro Técnico del Ministerio de Hacienda y Crédito Público) manifestó: “una vez hayan pasado los efectos de la pandemia, el cumplimiento  de las metas de déficit de la Regla Fiscal requiere la realización de una reforma fiscal de al menos 2.0% del PIB” y Juan Alberto Londoño (Viceministro general del Ministerio de Hacienda y Crédito Público)  frente a la pregunta ¿Cree que las personas naturales deben tributar más para alcanzar las metas fiscales?, respondió, “(…) en Colombia las personas que tributamos somos muy poquitas, yo sí creo que ahí hay una capacidad grande de hacer una discusión, pero eso vendrá a través del estudio que nos presenten los expertos en materia tributaria.”

De los apartes citados se podría concluir que es casi inminente una reforma tributaria en los próximos meses (entre 2020 y 2021), por lo que los temas de planificación fiscal y optimización tributaria recobran importancia mayúscula, por lo cual consideramos relevante destacar los beneficios fiscales de algunos de nuestros productos:

Declaración en línea gracias a la DIAN

Como vemos en la visión tradicional, las personas que perciben compensaciones por servicios (salarios, honorarios, comisiones, etc.) pueden hacer aportes voluntarios a pensiones voluntarias, dentro de los límites establecidos en la norma fiscal para lograr un ahorro significativo en la retención y correlativamente en el impuesto sobre la renta.

Adicionalmente, desde una visión innovadora, los rendimientos generados por los recursos depositados en los FPV, los cuales pueden provenir de otras fuentes, como por ejemplo de la venta de activos, sucesiones, dividendos, liquidación de inversiones, entre otros, pueden no estar sujetos a tributación, porque mientras no sean retirados, estas son valorizaciones no sometidas al impuesto de renta; o son catalogadas como exentas cuando sean retiradas con el cumplimiento de ciertos requisitos, (permanencia mínima de 10 años, cumplimiento requisitos de pensión u obtener el estado de pensionado o retiro para la adquisición de vivienda).

Analicemos el caso del mismo trabajador del primer ejemplo, que ahora llamaremos Arturo, quien hizo aportes anuales por $26.400.000 ($2.200.000 X 12 meses), los cuales invirtió dentro del FPV en un perfil moderado a una rentabilidad proyectada del 6.5% EA:

[1] 30% del ingreso, limitado anualmente a COP$135.300.000 para el año 2020.

 

educacion financiera

Al final del año 10 Arturo (1) generó una riqueza porcentual del 47% (invirtió $26.400.000 y el saldo final de su cuenta individual fue de $49.556.000), (2) en la medida que no retiró las valorizaciones del fondo estas no fueron gravadas con el impuesto sobre la renta luego no ha tenido que pagar impuesto sobre las mismas y (3) si decide retirar el saldo mencionado o parte de este, no habría lugar al pago del impuesto sobre la renta sobre este monto. Adicionalmente, cualquier retiro que haga Arturo del FPV para él o a favor de terceros, no está gravado con el Gravamen a los Movimientos Financieros, más conocido como 4X1.000.

Es importante resaltar que en el ejercicio solo hemos analizado el aporte realizado en un año, luego si tenemos en cuenta que Arturo sigue haciendo aportes año tras año, los beneficios reales son mucho mayores.

Ahora bien, resulta que Arturo recibió recursos adicionales a los de su relación laboral, por ejemplo, por la venta de un activo o de una herencia o de dividendos, por un valor de $3.0000.000.000, los cuales ya pagaron su impuesto de renta respectivo (ganancia ocasional o por dividendos, según el caso), y los invierte en el FPV en un perfil moderado a una rentabilidad proyectada del 6.5% EA, con lo cual al final del primer año tendría unas valorizaciones de $195.000.000.

Si Arturo retira los $195.000.000 para la adquisición de vivienda, o supongamos que alcanzó requisitos de pensión o logró el estatus de pensionado antes del retiro, este monto no estaría sujeto al impuesto sobre la renta ni los debería reflejar como ingreso en la declaración del correspondiente año gravable.

Pero si nuestro amigo no cumple ninguno de los requisitos, y definitivamente necesita los recursos, aún el FPV sigue otorgándole beneficios ya que, cuando se solicita el retiro parcial por los $195 millones en nuestro ejemplo, Skandia debe devolverle a Arturo una parte del capital aportado y otra con cargo a los rendimientos generados, esto es lo que se conoce como proporcionalidad. Veamos como aplicaría:
 

 

De acuerdo con lo anterior, Arturo recibiría los $195 millones solicitados, pero de este valor $183.098.591 sería devolución de capital sin efectos fiscales. Y solo $11.901.408 sería rendimientos, los cuales en principio serían gravados con el impuesto sobre la renta, pero por el monto tan bajo, podría suceder que al llevarlos a la declaración no alcance a generar impuesto a cargo. Desde luego esto dependerá de los demás ingresos de la Cédula General en la renta de Arturo.

Por último, es importante resaltar que la DIAN en el numeral 1.6 de su concepto unificado 912 de 2018, parece interpretar que mientras las valorizaciones de los FPV no sean retiradas, no deben ser incluidas en la sección patrimonial de la declaración del impuesto sobre la renta, sin embargo, es importante resaltar que es solo una interpretación de la Autoridad Tributaria.

fondo de pensiones voluntarias

a) Aportes Voluntarios a Pensiones Obligatorias (AVPO)

Las personas que se encuentren vinculadas a los fondos privados de pensiones, es decir al régimen de ahorro individual con solidaridad, pueden hacer aportes voluntarios a su pensión obligatoria. 

Estos aportes fiscalmente son tratados como un ingreso no constitutivo de renta ni de ganancia ocasional para el aportante mientras no exceda el 25% del ingreso laboral o tributario anual, limitado a $89.017.000 para el año gravable 2020 (2.500 UVT). 

Para dimensionar su efecto, volvamos al caso de la retención en la fuente de Arturo, quien ahora también va a hacer uso de esa herramienta de planeación tributaria:

Haciendo uso de las ventajas fiscales de los AVPO, Arturo logra un importante ahorro en su retención en la fuente y consecuentemente en su impuesto de reta, sin embargo debe tener en cuenta que los retiros, parciales o totales, de las cotizaciones voluntarias constituyen renta líquida gravable sujetos a retención en la fuente a la tarifa del 35% al momento del retiro.

b) Fondos de inversión colectiva (FIC)

Los FIC como tal NO son contribuyentes del impuesto sobre la renta, por lo cual el impuesto se realiza en cabeza de los correspondientes suscriptores o partícipes y les aplica el principio de transparencia fiscal, es decir, las utilidades generadas por estos instrumentos se distribuirán entre los suscriptores o partícipes, al mismo título que los haya recibido el fondo y en las mismas condiciones tributarias que tendrían si fueran percibidos directamente por el suscriptor o partícipe.

No obstante lo anterior, estos vehículos de inversión pueden servir como instrumento de optimización fiscal en la medida que, previo cumplimiento de algunos requisitos , es posible postergar la realización fiscal del ingreso, y por ende la causación del impuesto de renta, hasta la distribución de las utilidades.

Con lo anterior, es posible diferir el pago del impuesto de renta hasta el año gravable en que el FIC distribuya las utilidades al partícipe, no año a año por cada operación realizada por el fondo.
Adicionalmente se debe tener en cuenta que de las utilidades que distribuyan los fondos a personas naturales, no constituye renta ni ganancia ocasional la parte correspondiente al componente inflacionario de los rendimientos financieros recibidos por el fondo si estos provienen de entidades sometidas a la inspección y vigilancia de la Superintendencia Financiera, que tengan por objeto propio intermediar en el mercado de recursos financieros, de títulos de deuda pública y/o de valores emitidos por sociedades anónimas cuya oferta pública haya sido autorizada por la superintendencia mencionada.

El artículo 23-1 del Estatuto Tributario establece que para poder postergar la causación del impuesto de renta, los FIC debe cumplir con alguno de las siguientes requisitos:

1. Que sus participaciones sean negociadas en la bolsa de Colombia, o
2. a) No ser poseído directa o indirectamente, en más de un 50%, por un mismo beneficiario efectivo, grupo inversionista vinculado económicamente o por miembros de una misma familia hasta un 4to grado de consanguinidad o afinidad; y
b) Cuando ninguno de los beneficiarios efectivos del fondo o grupo inversionista vinculado o grupo familiar, de manera individual o conjunta, tenga control o discrecionalidad sobre las distribuciones del mismo.

 

fondo de pensiones voluntarias

c)    Negocios internacionales

 

A través del contrato de corresponsalía, las personas (naturales o jurídicas) residentes en Colombia encuentran un instrumento para realizar inversiones en el exterior, las cuales tendrían el tratamiento fiscal que se describe a continuación:

 

1. Personas naturales

 

a.  Inversión en fondos del exterior

Si la inversión se realiza en un fondo NO distributivo, el ingreso gravado solo se realizará en el momento en que se reciba el pago por la venta de la participación en el fondo, pero si se trata de un fondo distributivo, hay que distinguir entre el ingreso proveniente de la enajenación de la participación y el ingreso periódico.

El ingreso por la venta de la participación funciona igual que en el caso de los NO distributivos, se grava en el año del pago del precio de venta, pero el ingreso periódico será gravado en el año fiscal en el que el fondo haga el respectivo pago a la cuenta del cliente en el caso de cupones y en el año del decreto en el caso de los dividendos. 

Este manejo permite que las inversiones en el exterior puedan ser usadas como instrumento de diferimiento del pago del impuesto de renta.  

b. Inversión directa en activos

Si la Persona natural adquiere el activo de manera directa, el ingreso por la venta del mismo se dará en el año fiscal en que el comprador le pague el precio acordado. Si el activo genera cupones, el ingreso se grava en el año del pago y si son acciones que generan dividendos, el ingreso se realiza cuando estos sean decretados.


2. Personas jurídicas

 

En la medida que el inversionista sea una sociedad (obligada a llevar contabilidad) el devengo del ingreso se rige por la NIIF 9 “instrumentos financieros”, así:

 

Aquellos que son medidos a valor razonable (regla general).
Los que son medidos a costo amortizado.
El tratamiento fiscal de los instrumentos financieros medidos a valor razonable dependerá de si son títulos de renta variable o fija, y bajo el entendido que no aplica el régimen de entidades  
controladas del exterior:

 

Títulos de renta variable: los ingresos, costos y gastos devengados por estos instrumentos solo estarán sujetos al impuesto sobre la renta al momento de su enajenación o liquidación.
Adicionalmente se debe tener en cuenta que el artículo 28 del Estatuto Tributario establece que el ingreso por dividendos o participación en utilidades se entiende realizado cuando hayan sido abonados en cuenta en calidad de exigibles.


Títulos de renta fija: (1) el ingreso por intereses o rendimientos financieros se realiza de manera lineal, mientras que (2) la utilidad o pérdida se realizará cuando el activo sea enajenado. 

Finalmente, es importante resaltar que para poner en práctica alguna o varias de las estrategias aquí presentadas, se puede poner en contacto con su Financial Planner. 


#TomemosDecisionesConscientes